La piel

¿Cómo cambia con los años?

Es el órgano más grande y extenso del cuerpo humano, lo recubre por completo. La piel forma parte del sistema tegumentario junto con uñas, pelo y glándulas que derivan de ella. 

La piel está formada por tres capas principales, cada una con una estructura determinada y una función. 

    1. La capa más externa es la epidermis, donde se forma la melanina, un pigmento que protege las células contra los rayos UV que pueden dañarlas.

       

    2. La segunda es la dermis, es la capa principal de la piel, en ella se encuentran las glándulas, pelos, vasos sanguíneos y nervios encargados del tacto y el dolor. Además, le da flexibilidad y mantiene tersa la piel gracias al colágeno producido por los fibroblastos.

    3. La capa más profunda de la piel contiene colágeno y células grasas. Ayuda a retener el calor corporal y protege el cuerpo de lesiones al actuar como un amortiguador. Esta capa también tiene células que pueden ayudar a que la piel se regenere después de una lesión.

 

Una de las principales funciones de la piel es la protección de factores externos como la temperatura, la infección por bacterias y la irritación de los productos químicos. La regulación de la temperatura corporal. Cuando la piel se expone al frío, los vasos sanguíneos se contraen, impidiendo que la sangre del interior de nuestro cuerpo se enfríe.

¿cómo envejece la piel?

ÍNDICE DE CONTENIDOS

El envejecimiento de la piel es un proceso biológico complejo, condicionado por el paso del tiempo (factores internos) y el fotoenvejecimiento (factores externos). Con el rápido avance de la medicina para prolongar la vida humana y el rápido deterioro de las condiciones ambientales, se ha vuelto urgente encontrar métodos seguros y efectivos para tratar el envejecimiento de la piel.

Causas internas del envejecimiento

Algunas causas del envejecimiento de la piel son inevitables y no se pueden cambiar. Nuestra edad biológica determina los cambios estructurales en las capas de la piel y la eficiencia de algunas de las células. En pieles sanas y jóvenes, la estrecha relación entre las capas proporciona hidratación y nutrientes a las capas más visibles. Con el tiempo, estas relaciones y sistemas se deterioran y se vuelven menos efectivos, provocando cambios asociados a la piel envejecida. El suministro deficiente de sangre a la piel puede dificultar el suministro de oxígeno y nutrientes a las capas más superficiales de la piel. 

Los genes juegan un papel clave en el envejecimiento de la piel. La raza y el tipo de piel con el que nacemos pueden afectar la rapidez con la que aparecen los signos del envejecimiento en la superficie de la piel. Por ejemplo, la piel clara y sensible es propensa a las arrugas cuando es joven. La sequedad relacionada con la edad también puede ser causada por la composición genética específica de una persona. 

¿Qué ocurre con el paso de los años?

Los cambios en la piel se deben a cambios internos y externos (dieta, ambiente, genética…). Sin embargo, el factor más importante es la exposición al sol, por eso la piel de la cara y de las manos es la que más afectada se ve. Los pigmentos naturales (melanina) parecen proteger contra el daño del sol. Ya que las personas de ojos azules y piel clara tenían más cambios en la piel con la edad que las personas de piel oscura. 

La capa externa de la piel (epidermis) se vuelve más delgada con la edad, aunque el número de capas de células sigue siendo el mismo. El número de melanocitos disminuye y los melanocitos restantes aumentan de tamaño. La piel envejecida se ve más delgada, pálida y translúcida (transparente). 

Los vasos sanguíneos de la dermis se vuelven más frágiles. Esto puede causar hematomas o sangrado subcutáneo.

Con la edad, las glándulas sebáceas producen menos grasa, especialmente después de la menopausia. Esto puede dificultar que la piel retenga la humedad, causando piel seca y picazón. La capa de grasa subcutánea se vuelve más delgada, por lo que es menos aislante y amortiguadora. Esto aumenta el riesgo de daños en la piel y reduce la capacidad de mantener la temperatura corporal.

Consecuencias de estos cambios

A medida que envejece, aumenta el riesgo de daño en la piel. La piel es más fina y frágil, y se pierde parte de la capa protectora de grasa. Es posible que tampoco sienta el tacto, la presión, la vibración, el calor y el frío. Frotar o tirar de la piel puede hacer que la piel se desgarre. Los vasos sanguíneos frágiles pueden romperse más fácilmente. Se pueden formar hematomas planos (púrpura) y elevados (hematoma) y acumulación de sangre incluso después de lesiones menores.

Las úlceras por presión pueden ser causadas por cambios en la piel, pérdida de capas de grasa, actividad reducida, mala alimentación y enfermedades. Las úlceras aparecen principalmente en la superficie externa del antebrazo, pero también pueden aparecer en cualquier otra parte del cuerpo.

La piel envejecida se regenera más lentamente que la piel más joven. Las heridas sanan hasta 4 veces más lento. Puede ayudar con las úlceras por presión y las infecciones. La diabetes mellitus, los cambios vasculares, la inmunidad reducida y otros factores también afectarán la curación.

Las enfermedades de la piel son tan comunes entre todos los ancianos, y generalmente es difícil distinguir entre los cambios normales a los de la enfermedad. Más del 90% de las personas mayores tienen algún tipo de enfermedad de la piel.

Marcas visibles del envejecimiento

La apariencia de la cara y el cuello a menudo cambia con la edad. La pérdida del tono muscular y el adelgazamiento de la piel hacen que el rostro luzca más flácido. La piel también se seca y la capa de grasa subyacente se contrae, dejando el rostro menos suave y voluminoso. 

Hasta cierto punto, las arrugas son inevitables. Sin embargo, la exposición al sol y el tabaquismo pueden hacer que se desarrollen más rápidamente. La cantidad y el tamaño de las manchas oscuras y las imperfecciones en la cara también aumentarán.  Estos cambios de pigmentación se deben principalmente a la exposición al sol.

Las orejas (Sí, las orejas. Las ojeras también, pero las orejas crecen) pueden alargarse en algunas personas (probablemente causado por crecimiento de cartílago).  Al igual que el resto de la cara, la piel alrededor de los ojos también se arruga, formando patas de gallo junto a los ojos.

La grasa del párpado se deposita en la cuenca del ojo. Esto hará que se vean hundidos. El párpado inferior puede caerse y se pueden formar bolsas debajo de los ojos. La debilidad en los músculos que sostienen el párpado superior puede hacer que el párpado se caiga. Puede limitar su visión. 

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ...

disminuir el riesgo cardiovascular

Leer

alimentación saludable

Leer

cuidados para la diabetes

Leer

cambios hormonales

Leer