Huesos y músculos

¿Cómo envejecen las articulaciones?

Los huesos proporcionan soporte estructural al cuerpo. Mientras que las articulaciones proporcionan movilidad uniendo los huesos. 

Permiten el movimiento. En las articulaciones, no hay roces entre los huesos, está atenuado por cartílago que rodea la articulación y el líquido sinovial.

Los músculos son el motor del cuerpo. Aunque la coordinación está controlada por el cerebro, los cambios en los músculos y las articulaciones también afectan. 

Estas modificaciones en los músculos, las articulaciones y los huesos pueden provocar cambios en la postura y la forma de andar y causar debilidad y movimientos más lentos.

ÍNDICE DE CONTENIDOS

Cambios asociados a edades avanzadas

Las personas pierden densidad o masa ósea a medida que envejecen, especialmente en mujeres postmenopáusicas. La pérdida de calcio en los huesos y de otros minerales, los hace más frágiles y pueden romperse más facilente.

La columna vertebral está formada vértebras (discos óseos). Entre cada vértebra hay una almohadilla gelatinosa. Con la edad, perdemos altura a medida que estas almohadillas pierden líquido y se vuelven más delgadas. La altura se reduce, principalmente a causa delacortamiento del tronco y la columna vertebral. Las vértebras también sufren la perdida de algunos minerales, lo que las hace más finas. La columna vertebral se curva más facilmente y se comprime. 

Los huesos de mayor longitud (piernas y brazos) se rompen más facilmente a causa de la pérdida de minerales, pero tienen la misma medida. Al disminuir la estatura pero no el tamaño de los brazos y las piernas, esto hace que parezcan más largos.

Aumenta la rigidez en las articulaciones y pierden flexibilidad. El líquido sinovial en ellas disminuye. El cartílago se desgasta gradualmente. Los minerales pueden depositarse en y alrededor de algunas articulaciones (calcificación). Es común alrededor de los hombros. La articulación de la cadera y la rodilla puede comenzar a perder cartílago (cambios degenerativos). Las articulaciones pierden cartílago y los huesos se vuelven ligeramente más delgados..

La degeneración articular puede causar dolor, inflamación, menos flexibilidad y en algunos casos deformidad funcional de la articulación. Los cambios en las articulaciones afectan a casi todos los adultos mayores. Estos cambios van desde rigidez leve hasta artritis severa. 

Pérdida de masa corporal magra. Esta reducción se debe a la pérdida (atrofia) de tejido muscular. La rapidez y la extensión del cambio muscular parecen estar impulsadas por los genes. Los cambios musculares suelen comenzar en los hombres a los 20 años y en las mujeres a los 40 años. 

Las fibras musculares se contraen. El tejido muscular se reemplaza más lentamente. El tejido muscular perdido puede ser reemplazado por tejido fibroso resistente. Esto se nota más en los brazos, que se ven delgados y se marca más el hueso.

Los músculos son menos capaces de tonificarse y contraerse debido a los cambios normales en el tejido muscular y los cambios en el sistema nervioso que ocurren con la edad. Incluso con ejercicio regular, los músculos pueden volverse rígidos y perder tono con la edad.

¿A qué problemas nos enfrentamos?

La osteoporosis es una patología muy recurrente, especialmente en mujeres de edad avanzada. Los huesos son más frágiles y se rompen con más facilidad. Las fracturas vertebrales por compresión pueden causar dolor y reducir la movilidad.

La debilidad en los músculos puede provocar cansancio y reducción de la resistencia durante el desarrollo de ciertas actividades. Estos problemas son muy comunes, desde problemas musculares leves hasta el debilitamiento de la artritis (osteoartritis).

La debilidad muscular asociada a la edad se conoce como Sarcopenia. Se trata de la pérdida de masa muscular acompañada de la perdida de función (inactividad física, disminución de la movilidad…). Además de repercutir en la movilidad e independencia física, la sarcopenia causa problemas metabólicos (regulación de la glucemia, afección de la estructura ósea, niveles proteicos, regulación térmica…). 

Las lesiones son más frecuentes a causa de cambios en la forma de andar, la pérdida de estabilidad y de equilibrio. También influye la pérdida de reflejos. 

Los movimientos de forma involuntaria (contracciones musculares y movimientos finos) y las contracturas musculares pueden ocurrir en personas que no pueden moverse de manera autónoma o estirar los músculos al hacer ejercicio.

 –> Algunos consejos y ejercicios recomendados

¿Qué sucede durante la sarcopenia?

El músculo esquelético sufre importantes cambios: disminuye su masa, es infiltrado con grasa y tejido conectivo, disminuyen sus unidades motoras (células musculares) y el flujo sanguíneo. A nivel subcelular (dentro de la célula) hay daño por estrés oxidativo, perdida de función mitocondrial, error al formar proteínas relevantes para la formación de miofibrillas (fibras musculares), entre muchos otros.

La aparición de la sarcopenia no tiene una causa clara, pero destaca la actividad hormonal y molecular característica. La hormona de crecimiento tiene niveles reducidos, existen problemas de insulina y/o andrógenos  y encontramos mecanismos proinflamatorios evidenciados por la mayor presencia de citocinas (enzimas proinflamatorias).

También se ha sugerido que la reducción de la fuerza y masa muscular podrían estar involucradas en el origen de esta enfermedad, asociada a la reducción de las fibras musculares y a las unidades motoras que son reinervadas por las neuronas más lentas. 

Una alimentación adecuada puede tener beneficios en el desarrollo de esta enfermedad.

¿Qué ayuda con la osteoporosis?

La osteoporosis es una enfermedad caracterizada por una disminución de la resistencia ósea que predispone a un mayor riesgo de fracturas. A partir de los 70 años, los huesos trabeculares como los corticales degeneran, lo que provoca fracturas del fémur proximal, las vértebras y los radios. Las mujeres tienen un riesgo dos veces mayor que los hombres de sufrir osteoporosis debido a su masa ósea máxima baja.

La osteoporosis secundaria se debe a medicamentos o ciertas condiciones médicas, como hipogonadismo, hiperparatiroidismo o leucemia. El uso prolongado de algunos medicamentos puede conducir a la pérdida ósea, como los corticosteroides inhalados por vía oral o en dosis altas, el reemplazo de la hormona tiroidea y los inhibidores de la aromatasa. 

La osteoporosis está estrechamente asociada con una mayor mortalidad debido a las complicaciones de las fracturas osteoporóticas, particularmente en las vértebras y las caderas.La mayoría de las terapias actuales para la osteoporosis se centran en inhibir la resorción ósea y reducir la remodelación ósea. La hormona paratiroidea es de las únicas terapias anabólicas disponibles para tratar la osteoporosis grave. Se ha demostrado que las terapias farmacológicas actuales mejoran la densidad mineral ósea y reducen el riesgo de fracturas, pero el uso prolongado se ha asociado con varios efectos secundarios.

Por lo tanto, la búsqueda de nuevos fármacos continúa. Además, los agentes profilácticos para la osteoporosis se limitan al calcio y la vitamina D. Los avances recientes en la fitomedicina han estimulado el interés por transformar las plantas a base de hierbas en el tratamiento de enfermedades crónicas, como la osteoporosis. Algunas plantas a base de hierbas estudiadas vigorosamente han demostrado efectos antiosteoporóticos en estudios celulares y en animales. Estos incluyen Rhizoma alismatis, Curculiginis rhizoma, Hemidesmus indicus, Passiflora foetida, Cissus quadrangularis y Dalbergia sissoo.

Se trata de plantas herbales seleccionadas que han demostrado efectos protectores del esqueleto en estudios científicos. Se ha discutido su origen geográfico, componentes químicos activos y mecanismo de acción. Las plantas a base de hierbas se probaron en estudios con animales o celulares (osteoblastos y osteoclastos, células óseas cultivados), y se identificaron sus componentes bioactivos.

Metabolismo óseo

Las hormonas sexuales tienen una repercusión fundamental sobre los huesos. Los estrógenos mantienen la masa ósea, inhiben la reabsorción y propician la formación ósea. El estrógeno afecta directamente a los osteoblastos, modifica su multiplicación y diferenciación. Incrementa la secreción de citoquinas que inhiben a los osteoclastos. 

Los estrogenos inhiben directamente a los osteoclastos, modificando su actividad. Alguno estudios demuestran como los estrógenos  incrementan los niveles de osteoprotegerina (OPG), una proteína que inhibe la reabsorción de los osteoblastos. 

Todo esto explica la pérdida ósea que se prodice después de la menopausia debido al hipoestronismo (deficit de estrógenos).

Deja aqúi tu comentario

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ...

disminuir el riesgo cardiovascular

Leer

alimentación saludable

Leer

dolores musculares - sarcopenia ejercicios

Leer

cambios en el metabolismo

Leer