El hígado es el órgano principal encargado de la biotransformación de los fármacos, sintetiza proteínas que transportan medicamentos en la sangre, mantiene la presión osmótica del líquido extracelular y sintetiza otras moléculas activas, como diversos factores de la coagulación. 

EL ENVEJECIMIENTO DEL HÍGADO PROVOCA LOS SIGUIENTES CAMBIOS:

  • Disminución del tamaño del órgano, así como del flujo sanguíneo con redistribución del flujo sanguíneo regional
  • Reducción en la actividad de las enzimas hepáticas y de sus funciones metabólicas.
  • Disminución de la síntesis proteica, con reducción de la albúmina plasmática y de la vitamina k.

Comer saludablemente para evita cálculos biliares

Con la edad, disminuye la producción de bilis en el hígado, lo que aumenta la probabilidad de cálculos biliares. Aunque los cálculos biliares no se pueden prevenir por completo, puedes reducir el riesgo de desarrollarlos y de esta manera mantener tu hígado sano al comer una dieta alta en fibra y baja en grasas y colesterol.

Bajar de peso de forma gradual

Las personas mayores de la tercera edad con sobrepeso son más propensas a los cálculos biliares, pero la pérdida rápida de peso puede ser difícil para el hígado. La pérdida rápida de peso hace que el hígado libere colesterol adicional, lo que elimina la proporción de colesterol y niveles de sal biliar. Si necesitas perder peso, hazlo de forma gradual.

Limita el consumo de alcohol

A medida que las personas envejecen, las bebidas alcohólicas pueden comenzar a afectar su salud más profundamente. Debido a que la concentración de alcohol en la sangre de una persona mayor se dispara más que en un adulto más joven que tiene la misma cantidad de bebidas, puede ser más fácil de lo esperado que las personas mayores desarrollen un problema de alcohol. Debido a que el alcohol es perjudicial para el hígado, es aconsejable controlar la cantidad de alcohol que ingieres.

Evalúa los medicamentos que necesitas tomar

En la tercera edad, el hígado puede perder parte de su capacidad para metabolizar medicamentos y otras sustancias con el tiempo. Por lo tanto, puede ser necesario que necesites reducir las dosis para evitar una sobredosis o tensión en el hígado. Sin embargo, ten en cuenta que estos cambios deben hacerse bajo el cuidado y la responsabilidad de un profesional médico.