dolor muscular y de huesos

¿Cómo evitarlo?

Según las últimas encuestas europeas, el dolor musculoesquelético crónico afecta a gran parte de la población, en adultos el dolor de espalda afecta al 30-40% de las personas, el dolor de cuello y hombro al 15-20% y el dolor de rodilla del 10% al 15%. Dolor y dolor crónico constante.. Y un 15% sufre dolor de rodilla y dolor crónico persistente.

ÍNDICE DE CONTENIDOS

¿Porqué sucede?

Entre los posibles mecanismos e hipótesis para las condiciones inflamatorias crónicas relacionadas con el envejecimiento, han surgido hipótesis moleculares de inflamación basadas en una función inmune alterada y mecanismos oxidativos y reductores alterados. Ambos conducen a un aumento en el estado inflamatorio sistémico debido al aumento del estrés oxidativo y al deterioro de las defensas antioxidantes asociado con una mayor producción de especies reactivas de oxígeno (ROS).

¿Qué son las especies reactivas de oxígeno? 

Las ROS inducen la activación inmunitaria y modulan el estado redox durante el envejecimiento, lo que conduce a un aumento del estrés oxidativo, que a su vez aumenta la síntesis de citocinas proinflamatorias.

como influye el ejercicio

Los hábitos de vida sedentarios y el aumento de factores de riesgo provoca un deterioro de la defensa antioxidante y un aumento de los niveles circulantes de marcadores inflamatorios y oxidativos. Estos fenomenos incrementan el estado de inflamacion crónica de bajo grado, denominado inflamm-aging, presente en procesos de deterioro cognitivo asociados a la edad y alteraciones metabólicas, como el desarrollo de resistencia a la insulina (diabetes mellitus tipo 2).

Entender los mecanismos a través de los cuales el ejercicio físico modifica el metabolismo oxidativo-inflamatorio durante el envejecimiento proporciona información relevante acerca de sus beneficios en la prevención y tratamiento de procesos asociados al envejecimiento.  Se trata de una herramienta no farmacológica que permite disminuir los efectos negativos del envejecimiento incrementando los marcadores antiinflamatorios circulantes y mejorando la defensa antioxidante derivada de su práctica.

El ejercicio físico aeróbico moderado ha reportado una disminución del deterioro a nivel mitocondrial asociado al envejecimiento. El ejercicio físico mejora la capacidad de oxirreducción en el hipocampo, provoca una disminución del estrés oxidativo, debido a la regulación e incremento en la expresión de enzimas antioxidantes.

El aumento del gasto energético asociado al ejercicio físico provoca la disminución del tejido adiposo visceral, lo que reduce la producción y liberación de citoquinas proinflamatorias. Además, el ejercicio físico ejerce un efecto regulador sobre la respuesta inflamatoria, disminuyendo la cantidad de monocitos proinflamatorios y macrófagos. 

Cuando acudir al fisioterapeuta

Para los adultos mayores que se recuperan de una lesión o enfermedad y aquellos con dolor crónico, los ejercicios de fisioterapia pueden ayudar a reducir el dolor y restaurar funciones corporales como la flexibilidad, la fuerza, el equilibrio y la coordinación.

 

Estos métodos a menudo incluyen ejercicios como estiramiento, levantamiento de pesas y caminar. Un fisioterapeuta también puede combinar una variedad de otras terapias, algunas de las cuales pueden ser útiles y otras no. Esto suele ser un proceso de prueba y error.

La comunidad médica está descubriendo que la fisioterapia se puede utilizar para ayudar a los pacientes con una variedad de enfermedades y condiciones de salud, algunas obvias y otras menos obvias:

 – La mayoría de las personas mayores de 65 años tienen artritis en la columna vertebral, incluso si no tienen síntomas. La fisioterapia puede ayudar a combatir los síntomas posteriores mediante ejercicios acuáticos, compresas calientes, estimulación eléctrica y otros métodos. 

 – Para los pacientes con accidente cerebrovascular, los fisioterapeutas usan la terapia de movimiento inducido por restricción, en la que se le obliga (se restringe la extremidad derecha) a usar el brazo o la mano más débil. Las imágenes motoras y los ejercicios mentales implican practicar movimientos sin realizarlos realmente. Estimula la parte del cerebro que controla el movimiento.

 – Las personas con 
Parkinson realizan ejercicios que mejoran la flexibilidad del cuerpo para evitar los movimientos robóticos que provoca la enfermedad. 

 – Enseñar a los pacientes con
incontinencia a encontrar los músculos adecuados y usarlos correctamente. Los ejercicios del suelo pélvico pueden ayudar a fortalecer los músculos para mejorar el control de la vejiga. 

 – Los fisioterapeutas trabajan con el 
Alzheimer a través de ejercicios que pueden mejorar la memoria y retrasar la aparición de problemas de memoria más graves. También usan “espejo” donde el fisioterapeuta actúa como un espejo para mostrarle al paciente cómo moverse. Otras técnicas incluyen el baile y la jardinería, que pueden ayudar a los pacientes a recordar ciertos tipos de movimientos.

 – La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) causa dificultad para respirar, que se puede tratar con ejercicio que mejora la capacidad para respirar al desarrollar músculo y aumentar la capacidad aeróbica.

Deja aqúi tu comentario